La Gambeta Eterna
Un homenaje al fútbol arte

Mar
30

Para continuar con la serie de los XI´s ideales, en esta ocasión me propuse armar el mejor equipo de todos los tiempos formado por jugadores europeos, con una pequeña “dificultad” auto impuesta, lograr que cada una de las líneas consista de jugadores del mismo país.

Arquero: El sensacional portero soviético Lev Yashin sería el encargado de custodiar el pórtico de este XI ideal. Un revolucionario de su puesto, es considerado por muchos el mejor de todos los tiempos. Es además el único representante de Europa Oriental en el equipo.

Defensa: A cargo del bloque defensivo, quien mejor que los italianos, inventores del Catenaccio, para evitar los ataques de cualquier equipo que tengan enfrente, y que mejor que el bloque defensivo más famoso de la historia, el cuarteto del AC Milan de los años 80s, aquel dirigido por Arrigo Sacchi. Esta defensa, conformada por Mauro Tassotti, Franco Baresi, Alessandro Costacurta y Paolo Maldini, fue la tortura de los delanteros de europa durante casi 10 años, y será recordada siempre por su sólidez tanto individual como colectiva.

Mediocampo Defensivo: Para dar equilibrio al medio campo, colocaría a dos expertos en la materia, dos “Panzers” germanos, el eterno Lothar Matthaus y el enorme “Kaiser” Franz Beckenbauer, dos gigantes del círculo central que fueron extremamente hábiles tanto en la recuperación de la número 5 como en su distribución en la transición ofensiva. Ambos campeones del mundo con su país, son leyendas vivas de la “Nationalmannschaft”.

Mediocampo Ofensivo: Para la creación de juego, un poco de fútbol champagne. Dos exquisitos del balón, genios y figuras del fútbol galo. Por supuesto que me refiero a Michel Platini y Zinedine Zidane. Estos dos fantásticos número “10” de les Bleus marcaron toda una época en el fútbol mundial, tanto por sus actuaciones a nivel de selección como a nivel de clubes. Zidane logró además lo que nunca pudo Platini, levantar la copa del mundo en 1998.

Delantera: La cuota de gol asegurada con una alta dosis de vitamina C. Holanda, el país de la “Naranja Mecánica” nos dió a dos de los más grandes números “9” que se hayan visto en el fútbol mundial: Johan Cruyff y Marco Van Basten. Ídolos del Ajax de Amsterdam, Cruyff es además mítica figura en el FC Barcelona, mientras que Van Basten es adorado por la afición del AC Milan. A Cruyff se lo recuerda por su elegancia y habilidad, además de su gran liderazgo, mientras que a Van Basten por su letalidad y eficiencia dentro del área chica.

Director Técnico: Para dirigir el equipo, y por supuestamente manteniendo mi filosofía de que el fútbol debe ser bien jugado, elegiría al otrora creador de la Naranja Mecánica, el gran Rinus Michels, quien dirigió a la Holanda subcampeona del mundo de 1974 y a la campeona de Europa en 1988. Inventor de llamado “Fútbol Total”, y elegido por la FIFA como el “mejor entrenador del Siglo XX”, Michels será recordado siempre por el brillantisimo juego de los equipos dirigidos por él.

Anuncios
Mar
15

Un tema que no falta en muchas discusiones futboleras, es el de ponerse a soñar con que hubiera sido si tal o cual jugador hubieran compartido una cancha de fútbol, y a pesar de ser algo inalcanzable, no deja de ser entretenido pensar en un enfrentamiento entre los 11 mejores jugadores de cada país o continente. Por este motivo, empiezo esta saga de XIs ideales, y en este caso, el primer equipo que he decidido hacer es el de Argentina.

Arquero: Sin duda alguna el mejor arquero de la historia albiceleste (aunque muchos pondrían también a Amadeo Carrizo), Ubaldo Matildo Fillol, portero campeón del mundo en 1978, sería el dueño absoluto del arco de la mejor Argentina de todos los tiempos.

Defensa: En el sector defensivo, yo colocaría una línea de 3 que aportaría fortaleza física pero a la vez una buena salida con balón dominado. Esta defensa consistiría de Roberto “El Mariscal” Perfumo, Daniel Alberto Passarella (quién además sería para mi gusto el portador de la banda de capitán) y el “Cabezón” Óscar Ruggeri, quién sería la contraparte de cuota física a la elegancia de Perfumo.

Mediocampo:  La zona clave del juego del equipo, pero también donde Argentina ha sido más rica a lo largo de la historia, formando una línea media con mucho toque y exceso de gambeta y creatividad. Aportando el equilibrio defensivo que todo equipo necesito, estaría el ex-capitán de la selección Diego “El Cholo” Simeone, junto a quien estaría el otrora ídolo del Real Madrid, Fernando Redondo.

En la zona creativa del juego, tenemos a 3 monstruos de todos los tiempos, cada uno estrella máxima de su generación: Lionel Messi, arrancando por la derecha, “La Saeta Rubia” Alfredo Di Stefano partiendo desde la izquierda, y con la número 10 está de más decirlo, el fantástico Diego Armando Maradona.

Delantera: Se podría decir que con esa máquina potencial de generar situaciones, arriba podría jugar hasta el más limitado de los delanteros, pero aún así, se necesita ser ciego para dudar que la dupla de ataque de este XI ideal está compuesta por el “Matador” Mario Alberto Kempes, y el goleador histórico albiceleste, Gabriel Omar Batistuta, quienes sin duda se cansarían de marcar oleadas de goles de todas las facturas.

Director Técnico: Para finalizar, queda elegir quién sería el director de s esta orquesta de fútbol, y, es parte de un debate eterno en el país del sur el elegir quien fue mejor DT: Cesar Luis Menotti o Carlos Salvador Bilardo, ambos ganadores de copas del mundo con el combinado argentino. En mi humilde opinión, y como amante del fútbol bien jugado, yo me inclinaría por entregarle este equipo a Menotti, quien considero sería capaz de lograr cotas altísimas de brillo y funcionamiento a este magnifíco conjunto.

Feb
26

Stabile, Varallo, Kempes, Valdano, Caniggia, Crespo. Argentina ha dado al mundo grandes y letales delanteros, que se cansaron de marcar goles , pero sin duda, el más grande de todos, el referente del número “9” en el país del sur,  se llama Gabriel Omar Batistuta.

Nacido un 1 de febrero de 1969, Batistuta empezó su carrera jugando para el Newell´s Old Boys de Rosario, club desde el cual dió el salto a uno de los grandes del futbol local, River Plate.

A pesar de marcar 17 goles en media temporada, sus problemas con el entrenador Daniel Passarella, complicaron su situación, por lo que en 1990, acaba fichando por el archirival Boca Jrs.

Tras la asunción del uruguayo Oscar Tabárez como técnico del club, Batistuta se consolida como titular en el equipo, lo que le permitió incluso llegar a la selección nacional, con la que disputó la Copa América de 1991, en la que Argentina se coronó campeona, y Batistuta máximo anotador con 6 tantos.

Esta actuación impresionó a los directivos del que sería el club de sus amores, la Fiorentina, quienes decidieron fichar de inmediato al potente goleador. Este respondió marcando 13 goles en su temporada debut en el Calcio, demostrando el acierto de su fichaje.

Al año siguiente sin embargo, el equipo viola descendió a la Serie B (a pesar de los 16 goles de Bati), pero el goleador decidió quedarse para ayudar al club a recuperar la categoría, marcando 16 goles en la segunda de Italia.

En ese verano además, repitió campeonato y botín de oro en la  Copa América disputada en Ecuador, erigiendose como máxima figura de la última competición a nivel de selecciones mayores ganada por los albicelestes.

La temporada siguiente volvió con más fuerza a la Serie A, convirtiéndose en el Cappo Cannoniere del torneo con 26 goles, entre los cuales cuentan los marcados consecutivamente en los primeros 11 partidos del campeonato, rompiendo así un record de más de 30 años. Al año siguiente además ganó la Coppa Italia y la Supercopa con el cuadro de Firenze, en el que se mantuvo hasta la temporada 1999-2000, cementando su posición como ídolo máximo de la afición y convirtiéndose en el máximo goleador de la historia de la Fiorentina con sus 207 goles.

Batistuta marcó una época dorada para el club, en la que junto a otros grandes como Rui Costa y Edmundo, puso a la ciudad de Florencia en el centro del fútbol europeo. Fue reconocido por esto en 2006 cuando recibió las llaves de la ciudad, e incluso posee una estatua en el estadio Artemio Franchi.

Tras tan gloriosa etapa, “Batigol” como se lo conoce, pasó a la Roma de Fabio Capello (en una transferencia de $35 millones), con el objetivo de obtener el tan ansiado titulo de Serie A, logro que consiguió en su primera temporada en el club Giallorossi, aportando con 20 goles a la gesta.

Luego de 3 años Il Lupi, la edad empezó a pasar factura, y tras un corto paso por el Inter de Milán, y un efímero período en el fútbol qatarí, Batistuta decide colgar los botines finalmente, culminando así una de las más fructiferas carreras que se recuerden.

Idolo indiscutido en Italia, donde además es el 9no máximo anotador en la historia del Calcio (4to extranjero), también dejó su huella imborrable en la selección de su país, donde además de los dos títulos relatados previamente, es el goleador histórico con 56 goles, además del más productivo en copas del mundo, con 10 tantos en 3 participaciones.

Sin duda, el gol es el alma del fútbol, y pocos han colaborado tanto a mantener vivo esto como el Cañonero (o Cannoniere) de Reconquista, Gabriel Omar Batistuta.

Dic
18

Decir su nombre es hablar de la historia viva del fútbol peruano. Un hombre cuyo talento fue tan grande que llevó a la selección del Rimac a los más altos sitiales del fútbol mundial. Me refiero al enorme número 10 incaico Teófilo “El Nene” Cubillas.

Poseedor de una gran habilidad técnica, potencia y regate, su espectacular media de goles (268 en 469 partidos) lo convierten en uno de los centrocampistas más goleadores de la historia, incluso siendo el número uno en mundiales, por encima de Maradona, Zico o Platini.

Fantástico cobrador de tiros libres, dominó como nadie el disparo con tres dedos, como ejemplo está su muy recordado gol a la selección escocesa, donde ejecuta a la perfección un gol brillantisimo, que incluso llegó a inspirar a otros grandes cobradores, como es el caso del paraguayo Chilavert, según lo confesó el mismo en 2006.

Cubillas, junto con otros grandes de su época como Perico León, Chumpitaz y Sotil, llevaron a Perú a disputar los mundiales del 70, 78 y 82, llegando a cuartos de final en los dos primeros, con un nivel futbolístico recordado hasta nuestros días, y que llegó a ser comparado con el mismisimo Brazil de México 70. Pero sin duda, su máximo logro con la selección de su país fue la consecución de la Copa América en el año de 1975, consagrando a la escuadra peruana como una de las mejores del continente en la época.

En su querido Alianza Lima también es considerado uno de los máximos ídolos de su rica historia, ya que destacó desde su debut en 1966, convirtiéndose en el jugador más joven de la historia del fútbol peruano en ser goleador del campeonato con solo 17 años y 7 meses. Con el cuadro “Intimo de la Victoria” consiguió ademas dos campeonatos y d0s subcampeonatos, el último de ellos con un gran tinte emotivo, ya que con 37 años, el “Nene” volvió del retiro para jugar las últimas fechas del torneo, tras el trágico accidente aéreo que acabó con la vida de todo el plantel, demostrando así su gran amor por el equipo blanquiazul.

Un total caballero del deporte, Cubillas nunca recibió una expulsión durante la totalidad de su larga y fructifera carrera, convirtiendose en todo un ejemplo para las nuevas generaciones de futbolistas peruanos, quienes lamentablemente, siguen sin poder igualar las glorias logradas por este fantástico jugador, cuyo talento quedará para siempre en la memoria de todos quienes lo admiran.

Dic
11

“Todos los entrenadores hablan sobre movimiento, sobre correr mucho. Yo digo que no es necesario correr tanto. El futbol es un juego que se juega con el cerebro. ” supo decir con gran acierto el maestro holándes Johan Cruyff. Pocos jugadores son tan capaces de validar esta hipótesis como Carlos Alberto Valderrama Palacio, conocido popularmente como “El Pibe”.

Reconocido tanto por su frondosa y particular cabellera como por su espectacular visión de juego, Valderrama es considerado uno de los mejores futbolistas colombianos y latinoamericanos de todos los tiempos. Bajo su liderazgo en la cancha, la Selección de Colombia (con la que siempre tuvo un “feeling” especial)  llegó a disputar de manera consecutiva los mundiales del 90, 94 y 98, marcando toda una época en el fútbol del continente, junto a figuras como Faustina Asprilla, Leonel Álvarez, Freddy Rincón y René Higuita.

Uno de los momentos cumbre de su carrera se produjo el 5 de septiembre de 1993, jugando precisamente por la selección de su país las eliminatorias a USA 94. Aquel día jugaban en el mismisimo Monumental de River Plate las selecciones de Colombia y Argentina, y, de la mano (o de los pies) de “El Pibe”, el cuadro cafetero obtuvó una sensacional y altamente recordada victoria por 5 goles a 0. Este partido, con el cual se clasificaron en primer lugar, incluso provocó que se colocara a Colombia entre los firmes candidatos a ganar el mundial del año siguiente.

La figura de Valderrama en la selección, junto con sus compañeros de la demonidada generación dorada, fue tan grande que, posterior a su retiro, Colombia no ha vuelto a encontrar una identidad futbolística como la de aquel equipo, y para peor, no ha vuelto a clasificarse a un mundial.

Su visión de juego, fina técnica y pases milímetricos aún son extrañados en las canchas de su país, de las que se despidió por todo lo alto el 1 de febrero del 2004, en un emotivo homenaje a estadio lleno, y con la presencia de otros ilustres del fútbol como Francescoli, Chilavert, Maradona y sus compañeros de Selección Colombia.

Sin lugar a dudas, un histórico del futbol del continente, cuyo espacio no ha podido ser llenado por ningún otro jugador de su país, lo que no hace más que agrandar su ya enorme figura.

Oct
26

steven_gerrardUn grande como Zinedine Zidane lo consideró el mejor jugador del mundo, y supo decir de él: “Da buenos pases, sabe marcar y anota goles, pero más importante que eso, da una confianza enorme  a los jugadores alrededor de él.Y eso simplemente no se aprende, los jugadores como él nacen con esa presencia”. Pelé y Sir Alex Ferguson también lo elogiaron como el centrocampista más completo del mundo. Uno de los últimos jugadores que solo ha vestido una camiseta en su carrera, el ídolo máximo de la afición del Liverpool, Steven Gerrard.

Debutó en el equipo de sus amores en 1998 y en dos años se consolidó como titular inamovible en el equipo, ya para 2003  y con sólo 23 años de edad fue elegido el capitán del equipo, posición que mantiene hasta la actualidad.

Fue figura importante en la consecución de la Copa UEFA en el año 2001, en aquel espectacular 5 a 4  contra el Alavés en Dortmund, pero sin duda su consagración definitiva llegó en la final de la Champions League 2005 jugada en Estambul, Turquía frente al poderoso AC Milan.

Terminado el primer tiempo, el cuadro italiano vencia 3 a 0 y parecía que el partido estaba definido, pero al regresar del tiempo de descanso, Stevie G lideró a su equipo a una espectacular remontada de 3 a 3, conseguida en tan solo 6 minutos, y que finalmente, tras la definición desde el punto penal acabó convirtiéndose en la quinta copa europea para los Reds de Anfield.

Tras su espectacular temporada 2005 fue tentado por el millonario Chelsea de Roman Abramohvic, que llegó a ofrecerle la suma record de 100,000 libras por semana, pero Gerrard lo rechazó y en su lugar renovó su contrato para seguir en el Liverpool, ganándose aún más el corazón de la hinchada, quien además lo rankeó #2 en la encuesta “100 jugadores que asombraron a The Kop” (como se conoce a la fanaticada Red), solo por detrás de otro histórico como Kenny Dalglish.

A pesar de haber empezado su carrera como volante central, Rafa Bénitez lo reconvirtió y tiene 2 temporadas jugando como segunda punta, haciendo una espectacular dupla con el español Fernando Torres, demostrando su gran calidad y polivalencia.

Con solo 29 años, todavía nos queda por ver muchas otras hazañas del gran Steven, para felicidad de los hinchas del Liverpool alrededor del mundo y de todos los amantes del buen fútbol.

Sep
23

buffon1Muchos deportistas son reconocidos y premiados años después de haber terminado sus carreras, algunos deben esperan a morir para ser recordados, y, muchos otros, se pierden en la historia sin recibir nunca un merecido reconocimiento. Sólo los más grandes son capaces de obtener la admiración general mientras se encuentran en plena vigencia, y sólo un arquero de la calidad y talento de “SuperGigi” Buffon ha logrado ser considerado a sus 31 años como un serio candidato al puesto del mejor arquero de todos los tiempos.

Gianluigi debutó a los 17 años jugando con la camiseta del Parma, equipo en el que destacó de inmediato por sus milagrosas paradas, y en donde jugó durante 6 años, en las que fue figura para las conquistas de la Copa Italia y la Copa de la UEFA.

Luego de esto, se convirtió en la transferencia record mundial para un portero cuando fue comprado por la Juventus de Turín, club que pagó 40 millones de dólares para contar con sus servicios. En este equipo, ganó 4 Scudettos (dos removidos tras el escándalo de Calciopolis) y estuvo a punto de ganar la Champions League en la perdieron por penales contra el AC Milan.

Tras el mencionado escándalo de corrupción en el que se vió involucrado el cuadro Bianconero, y el posterior descenso a la Serie B como castigo, Gigi demostró su amor y lealtad por los colores de la Juve y decidió quedarse en el club para ayudarlo a recuperar la categoría y su lugar entre los grandes de Europa. Y junto a otros grandes como Alex del Piero y Pavel Nedved, Buffon logró en tan solo 2 años lograr que la Vieja Señora del calcio retorne a jugar en la Champions League y se convierta en candidato serio para obtener el campeonato local.

Su historia con la selección es igual de exitosa. Debutó a los 19 años en las eliminatorias para Francia 98 (donde fue suplente), y, aunque una lesión lo privó de jugar la Eurocopa 2000, no perdió su lugar, y 6 años después obtuvo el campeonato mundial en Alemanio 2006, siendo la gran figura del equipo junto a su compañero Fabio Cannavaro, obteniendo el Balón de Plata y el premio Lev Yashin al mejor arquero del torneo tras recibir solo 2 goles en toda la copa. Al día de  hoy, Buffon ya lleva 98 partidos con la Azzurra, y se perfila como el titular indiscutido para el mundial de Sudáfrica.

Ha recibido 4 veces el trofeo de la IFFHS al mejor portero del año y 8 veces el premio al mejor arquero de Italia, además de haber sido nombrado Oficial con la Orden del Mérito de la República Italiana. Y viendo sus números, estos también respaldan su talento, ya que ha recibido 442 goles en 533 partidos, lo que da un promedio muy bueno de 0,83.

Sin duda, una leyenda viviente, con muchos años aún por delante, y definitivamente el parámetro en el que se miden todos los grandes arqueros de la actualidad. Queda claro el porque de su apodo, y solo nos queda seguir admirando las salvadas y estiradas de las Manos de Italia, el Superman Toscano, Gianluigi Buffon.

Sep
10

chilavertEl trabajo principal de cualquier arquero es evitar goles. Si lo cumple a cabalidad alcanza para ser figura en su equipo. Pero, si además de evitarlos en su arco, causa terror en el arco contrario en cada pelota parada, deja de ser figura para convertirse en todo un referente de su puesto. Y por supuesto que al pensar en arqueros goleadores, el primer nombre que se viene a la mente es el de José Luis Félix Chilavert.

Nacido en Paraguay en 1965, tuvo un precoz debut en la Primera División de su país con tan solo 15 años jugando para el Sportivo Luqueño. Su mejor época la vivió defendiendo los colores de su querido Vélez Sarsfield, club en el que ganó entre otras cosas 4 campeonatos argentinos, la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental, siendo la máxima figura del plantel.

“Chila” es recordado precisamente por eso: además de ser un extraordinario guardameta bajo los tres postes, era el líder espiritual y futbolístico tanto de Vélez como de la Selección Paraguaya, tanto en la victoria como en la derrota. Quedan en la memoria como prueba de esto las celebraciones en los titulos de su club, donde era el más asediado por sus propios compañeros, como también luego de la derrota con el combinado de su país en el mundial de Francia 98, donde se lo ve levantando y arengando a los demás jugadores que lloraban desconsolados tras haber perdido en el tiempo suplementario.

Y claro, no podemos dejar de mencionar una de sus más célebres características: su espectacular pegada con la pierna zurda. Chila era el encargaedo de cada penal o tiro libre en su equipo, situación en la cual resultaba bastante acertado al momento de anotar. Los 62 goles marcados en su carrera son prueba fidedigna de ello, ya que hasta el año 2006 mantuvo el record del arquero más goleador de la historia.

Elegido 3 veces por la FIFA como el mejor portero del mundo (1995, 1997 y 1998), su extraordinario remate resultaba tan influyente en los partidos como sus grandísimas atajadas, sin subestimar la enorme dosis de confianza que inyectaba en sus compañeros su sola presencia guardando la valla, y a su vez el temor que causaba en los delanteros rivales.

Tan polémico como ganador, resulta difícil olvidar el puñete que le propinó al colombiano Faustino Asprilla, o el escupitajo al lateral brasileño Roberto Carlos que le costó perderse los dos primeros partidos del mundial de Corea-Japón 2oo2, o los constantes cruzes de palabras que tuvo con diferentes personajes del ámbito futbolistico como Diego Maradona, Martín Palermo, o los Mellizos Barros Schelotto.

Definitivamente, un gigante de las dos áreas; su liderazgo, sus atajadas y su fenomenal pegada aseguran desde ya, un lugar en los libros de historia para este guerrero guaraní que se atrevió a llevar el puesto de arquero a una nueva dimensión.

Sep
07

lev yashinEl puesto de arquero es probablemente el más ingrato e incomprendido dentro de un campo de fútbol. Siempre en contra de la esencia del juego, tratando de evitar a como de lugar algo tan hermoso como los goles. El único que no puede permitirse cometer errores durante los 90 minutos, ya que de hacerlo puede costar partidos y en ocasiones, campeonatos.

Aún así, no se puede negar que el oficio de evitar goles, parado entre los 3 palos, también está cargado de un toque de hermosura y mucho arte, y que es parte integral y fundamental de cada partido que nos sentamos a disfrutar.

Con esta breve introducción, que mejor forma de homenajear a los guardametas que recordando al que es considerando el más grande en haberse calzado un buzo y unos guantes: Lev Yashin.

Nacido en el frío de Moscú en 1927, se vió obligado a trabajar desde pequeño en una fábrica de herramientas debido a que la mayoría de hombres estaban en el frente de batalla de la Segunda Guerra Mundial. Es precisamente en esta fábrica donde a los 14 años fue descubierto y empezó a atajar en el equipo de hockey sobre hielo.

Un adelantado a su época, fue el primero en jugar de arqueo “líbero”.  Contaba con unos reflejos impresionantes y ejercía un liderazgo absoluto dentro de la cancha.  Se dice que paró más de 150 penaltis a lo largo de su carrera con el Dinamo de Moscu y la Selección de la Union Sovietica, y también se dice que nunca salía a jugar sin antes fumarse un cigarrillo y tomarse un vaso de vodka para templar los nervios.

Apodado “La Araña Negra” gracias a sus extraordinarios reflejos y seguridad, además de la costumbre de siempre atajar vestido totalmente de color negro; Yashin fue alimentando su mito con extraordinarias atajadas y hazañas como la victoria con su selección en la primera Eurocopa, allá por el año 1960 o la medalla olímpica en los juegos de 1956.

Tras su muerte en 1990, la FIFA instauró el premio Lev Yashin al mejor arquero de cada campeonato mundial, entregado a partir de la copa de Estados Unidos 94, y en 1998 fue elegido por una mayoritaria votación como el arquero del 11 ideal del siglo XX.

No podemos dejar de mencionar además que Yashin es, hasta el día de hoy, el único arquero en haber sido galardonado con el Balón de Oro Europeo, premio que gano en 1963, y que ningún otro guardameta ha podido igualar.

Sin lugar a dudas, un revolucionario del área chica, un hombre que dió brillo a una posición que suele no tenerlo, un arquero como nunca antes se había visto, y como quizás nunca se volverá a ver, el inigualable Araña Negra Lev Yashin.

Ago
07

brasil70 No cabe un término más exacto para definir el nivel de juego alcanzado por los 11 integrantes del Brasil campeón del mundial de México 1970. No son pocos los que la consideran el mejor equipo de la historia del fútbol.

Una verdadera máquina de juego, que representaba de manera total la filosofía del Jogo Bonito: toques precisos, técnica individual prodigiosa, laterales ultra ofensivos y delanteros letales.

Mario “Lobo” Zagallo (que se convertiría en el primero en ganar un mundial como jugador y como DT) tuvo la genialidad, y el valor, de ubicar a cinco números “10” en posiciones atípicas para conformar una fuerza ofensiva implacable. Gerson arrancando desde la mitad como eje; Jairzinho por la derecha; Rivelinho por la izquierda; O Rei Pelé en tres cuartos de cancha, y Tostao como centro delantero metido en el área. Solo jugadores de ese nivel y talento pueden adaptarse tan bien a una posición a la que no estaban acostumbrados. De haber jugado en estos tiempos, seguramente los 5 hubieran sido Balón de Oro.

La Selecao arrasó a todos sus rivales, incluso venciendo 4 – 1 a Italia en la final de la copa. Cada partido dejó un recuerdo imborrable para los aficionados del fútbol: El regate de Pelé contra Uruguay o su disparo desde media cancha contra Checoslovaquia, los goles de Jairzinho en todos los partidos, la atajada de Gordon Banks (arquero de Inglaterra) ante el cabezazo de O Rei, o el gol de Carlos Alberto para coronar el campeonato, son todos ejemplos de la grandeza de este combinado.

La estadística lo cerciora además, el equipo ganó sus 6 partidos durante el campeonato, convirtiendo 19 goles y recibiendo solo 7, con un promedio de 3,16 goles por encuentro, demostrando lo goleador y efectivo que era este conjunto.

Este equipo, que entre otras cosas permitió a Brasil quedarse definitivamente con la copa Jules Rimet, al ser el primero en coronarse campeón del mundo en 3 ocasiones, se convirtió en el espejo en el que se comparan todos los demás grandes equipos. Aún asi, casi 40 años despúes, nadie ha sido capaz de superar el brillo y grandeza de los 11 genios que jugarón con la verdeamarelha en el mundial del 70.

Esta es la alineación del que es, definitivamente, el mejor equipo de todos los tiempos:

brasil 70