La Gambeta Eterna
Un homenaje al fútbol arte

El Pitbull de las dos áreas

chilavertEl trabajo principal de cualquier arquero es evitar goles. Si lo cumple a cabalidad alcanza para ser figura en su equipo. Pero, si además de evitarlos en su arco, causa terror en el arco contrario en cada pelota parada, deja de ser figura para convertirse en todo un referente de su puesto. Y por supuesto que al pensar en arqueros goleadores, el primer nombre que se viene a la mente es el de José Luis Félix Chilavert.

Nacido en Paraguay en 1965, tuvo un precoz debut en la Primera División de su país con tan solo 15 años jugando para el Sportivo Luqueño. Su mejor época la vivió defendiendo los colores de su querido Vélez Sarsfield, club en el que ganó entre otras cosas 4 campeonatos argentinos, la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental, siendo la máxima figura del plantel.

“Chila” es recordado precisamente por eso: además de ser un extraordinario guardameta bajo los tres postes, era el líder espiritual y futbolístico tanto de Vélez como de la Selección Paraguaya, tanto en la victoria como en la derrota. Quedan en la memoria como prueba de esto las celebraciones en los titulos de su club, donde era el más asediado por sus propios compañeros, como también luego de la derrota con el combinado de su país en el mundial de Francia 98, donde se lo ve levantando y arengando a los demás jugadores que lloraban desconsolados tras haber perdido en el tiempo suplementario.

Y claro, no podemos dejar de mencionar una de sus más célebres características: su espectacular pegada con la pierna zurda. Chila era el encargaedo de cada penal o tiro libre en su equipo, situación en la cual resultaba bastante acertado al momento de anotar. Los 62 goles marcados en su carrera son prueba fidedigna de ello, ya que hasta el año 2006 mantuvo el record del arquero más goleador de la historia.

Elegido 3 veces por la FIFA como el mejor portero del mundo (1995, 1997 y 1998), su extraordinario remate resultaba tan influyente en los partidos como sus grandísimas atajadas, sin subestimar la enorme dosis de confianza que inyectaba en sus compañeros su sola presencia guardando la valla, y a su vez el temor que causaba en los delanteros rivales.

Tan polémico como ganador, resulta difícil olvidar el puñete que le propinó al colombiano Faustino Asprilla, o el escupitajo al lateral brasileño Roberto Carlos que le costó perderse los dos primeros partidos del mundial de Corea-Japón 2oo2, o los constantes cruzes de palabras que tuvo con diferentes personajes del ámbito futbolistico como Diego Maradona, Martín Palermo, o los Mellizos Barros Schelotto.

Definitivamente, un gigante de las dos áreas; su liderazgo, sus atajadas y su fenomenal pegada aseguran desde ya, un lugar en los libros de historia para este guerrero guaraní que se atrevió a llevar el puesto de arquero a una nueva dimensión.

Anuncios

Ninguna respuesta to “El Pitbull de las dos áreas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: